Already a subscriber? - Login here
Not yet a subscriber? - Subscribe here

Browse by:



Displaying: 41-58 of 58 documents


features

41. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Ricardo Rozzi

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Biocultural homogenization involves three major drivers: (a) the physical barrier to every­day contact with biodiversity derived from the rapid growth of urban population, (b) the conceptual barrier derived from the omission in formal and non-formal education of native languages that contain a broad spectrum of traditional ecological knowledge and values, and (c) political barriers associated with the elimination or reduction of the teaching of ethics under the prevailing neoliberal economy governance since the 1960s. Biocultural ethics aims at overcoming these barriers by recovering the vital links between biological and cultural diversity, between the habits and the habitats of the inhabitants. These links are acknowledged by early Western philosophy, Amerindian traditional ecological knowledge, and contemporary ecological and evolutionary sciences, but have been lost in prevailing modern ethics. There is an overlooked diversity of forms of knowing and inhabiting regional ecosystems, each of them having diverse environmental and social consequences. A better understanding of the regionally diverse mosaics of ecosystems, languages, and cultures facilitates the distinction of specific causes and responsible agents of environmental problems, and the disclosure of sustainable practices, forms of ecological knowledge and values that offer already existing options to solve socio-ecological problems.
42. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Christian Diehm

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Although Stephen R. Kellert critiques both nonanthropocentric and narrowly anthropocentric approaches to environmental ethics, and proposes instead a broadly anthropocentric position that relies on a distinctive version of the biophilia hypothesis, his portrayal of his position as anthropocentric exposes his work to some common criticisms of human-centered views. However, the version of the biophilia hypothesis that Kellert advocates actually supports a nonanthropocentric environmental ethic, and his example of a shift in public attitudes toward marine mammals can be used to demonstrate how his position would benefit from affirming the noninstrumentalist attitudes that are implicit within it.
43. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Eric Katz

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Ecological restoration has been a topic for philosophical criticism for three decades. In this essay, I present a discussion of the arguments against ecological restoration and the objections raised against my position. I have two purposes in mind: (1) to defend my views against my critics, and (2) to demonstrate that the debate over restoration reveals fundamental ideas about the meaning of nature, ideas that are necessary for the existence of any substantive environmentalism. I discuss the possibility of positive restorations, the idea that nature can restore itself, the meaning of artifacts, and the significance of the distinction between humanity and nature.

book reviews

44. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Ronnie Hawkins

view |  rights & permissions | cited by
45. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Serpil Oppermann

view |  rights & permissions | cited by
46. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
Li An Phoa

view |  rights & permissions | cited by
47. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: 1
David K. Goodin

view |  rights & permissions | cited by

48. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement

view |  rights & permissions | cited by

49. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Eugene Hargrove

view |  rights & permissions | cited by

50. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Ricardo Rozzi

view |  rights & permissions | cited by

51. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Francisca Massardo, Andrés Mansilla, Juan J. Armesto, Ricardo Rozzi

view |  rights & permissions | cited by

52. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Ricardo Rozzi

abstract | view |  rights & permissions | cited by
A comienzos del siglo XXI, América del Sur alberga la mayor biodiversidad del mundo para la mayoría de los grupos de plantas y animales, como también una variedad de movimientos en defensa del medio ambiente, que incluyen comunidades urbanas y rurales. La filosofía académica sudamericana, sin embargo, ha prestado escasa atención a este rico contexto biocultural. Para nutrir una filosofía ambiental regional emergente, identifico tres fuentes principales. Primero, una variedad de cosmovisiones y prácticas ecológicas, ancestrales y contemporáneas ofrecen un rico espectro biocultural de pensamiento ambiental de América del Sur que puede ser examinado y valorado a través del trabajo de la antropología cultural, la filosofía de la liberación, la pedagogía de la liberación, la teología de la liberación, el ecofeminismo y la conservación biocultural. En segundo lugar, en las universidades de América del Sur se han formado recientemente algunos grupos interdisciplinarios académicos en la investigación y enseñanza de la filosofía ambiental, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas del Medio Ambiente, o gracias a los intereses individuales de algunos investigadores. En tercer lugar, expresiones artisticas y movimientos sociales han demandado cada vez más la incorporación de valores ambientales en las políticas regionales y en los procesos de toma de decisiones. Estas tres fuentes pueden fomentar el diálogo intercultural, internacional y transdisciplinario para seguir desarrollando una filosofía ambiental sudamericana que brote desde su extraordinaria diversidad biocultural.

53. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Patricia Noguera

abstract | view |  rights & permissions | cited by
La intención de este ensayo es dar cuenta de algunas tendencias del Pensamiento Filosófico-Ético Ambiental colombiano, y su importancia en la Escuela de Pensamiento Ambiental que se está construyendo en la Universidad Nacional Sede Manizales gracias a los aportes de pensadores que han asumido la tarea de pensar lo pensado. En la primera parte presentaremos el pensamiento de of Augusto Angel-Maya, quien inauguró la escuela colombiana de pensamientoambiental y luego concisamente introduciremos las voces de José María Borrero, Julio Carrizosa, Arturo Escobar, Guillermo Hoyos, Rubiel Ramírez y Patricia Noguera. En estas diversas aproximaciones de pensamiento ambiental encontramos potencias creadoras de una visión ambiental alternativa que está consolidándose no sólo en Colombia, sino en América Latina. Estas voces han abierto caminos hacia la reflexión sobre valores emergentes de las relaciones entre los humanos y las tramas de la vida, los valores que todos debemos construir si queremos una "sociedad Ambiental" , y los valores que es necesario superar desde nuevas prácticas educativas, políticas, económicas y culturales, tanto en nuestra región como en otras latitudes.

54. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Amós Nascimento, James J. Griffith

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Brasil tiene una larga historia de problemas ambientales, pero la filosofía parece ir atrás de otras disciplinas que activamente consideran esta historia. Sin embargo, existe una tradición intelectual suficientemente rica para permitir el surgimiento de una filosofía ambiental genuina. Basados sobre una detallada panorámica de las discusiones pertenecientes a la reflexión ambiental y al activismo en Brasil, este trabajo revela tres campos de tensión en su historiaambiental reciente –desarrollismo militar versus activismo ambiental militante, realismo antropocéntrico versus utopía ecocéntrica, desarrollo sostenible versus sostenibilidad dura–todo lo cual presupone posiciones filosóficas y representa tres correspondientes "culpables intelectuales" que deben abordarse. Entre las tendencias emergentes de la filosofía ambiental, pueden destacarse dos avenidas de pensamiento que prometen dispersar estos "culpables": pluralismo etnocultural y responsabilidad ambiental global.

55. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Daniel E. Gutiérrez

abstract | view |  rights & permissions | cited by
A diferencia de la filosofía ambiental colombiana, que alcanza un cierto grado de unidad debido a la influencia de la obra de Augusto Ángel-Maya, la filosofía ambiental argentina es más diversa en su panorama de puntos de vista y enfoques. A pesar de que no podría afirmarse que constituyen una filosofía ambiental propiamente tal, los escritos de Rodolfo Kusch podrían hacer una contribución significativa a un pensamiento ambiental anclado en las peculiaridades de nuestra cultura. Alicia Irene Bugallo ha trabajado en temas de ecofilosofía, y ha introducido estos temas a jóvenes, educadores y el público en general. Alcira Bonilla ha introducido un tipo de eco-humanismo ético, que se mueve lejos del antropocentrismo a la vez que evita un fisiocentrismo o sacralización de la naturaleza. A diferencia de Bugallo y Bonilla, cuyas posiciones se acercan a la ecología profunda, María Julia Bertomeu ha enfatizado la necesidad de una clarificación normativa de reglas generalizables orientadas hacia la protección medioambiental. La Escuela Marina Vilte de la Confederación deTrabajadores de la Educación de la República Argentina ha sido un auténtico catalizador formando una nueva generación de educadores con un enfoque en temas ambientales. Un grupo de colaboración de intelectuales que trabaja en pensamiento crítico, encabezado por su coordinador Guido Galafassi, ha creado la revista Theomai y elaborado una crítica de nuestra actual situación socio-ambiental. En cuanto a nuestros medios de comunicación de masas, durante varias décadas Miguel Grinberg y Antonio Brailovsky han sido figuras inspiradoras que han difundido los temas ambientales.

56. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Alicia I. Bugallo, María Teresa La Valle

abstract | view |  rights & permissions | cited by
La legislación ambiental en Argentina tuvo un impulso después de la Cumbre de la Tierra en 1992, que conllevó un incremento de la conciencia ciudadana y una creciente preocupación académica desde varias perspectivas filosóficas. Las líneas de investigación de los principales grupos de trabajo en la actualidad incluyen: (a) el trabajo interdisciplinario sobre ética ambiental y justicia ambiental global centrada en los recursos naturales y los ecosistemas, (b) las raíces ecológicamente apropiadas del patrimonio cultural de la civilización occidental en la Antigüedad, y (c) la ontología gestáltica, la ecología profunda y la ecosofía. La emergencia de la ecofilosofía ha demandado que la educación ambiental vaya más allá de la mera formación ecológica para incluir una comprensión de las implicaciones filosóficas del manejo ambiental y de una vida con preocupación ambiental. La investigación interdisciplinaria se ha constituido en un campo promisorio en continuo crecimiento que ha reunido a especialistas de las ciencias naturales, económicas, antropológicas, filosóficas y sociales.

57. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
María Luisa Eschenhagen

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Enrique Leff sostiene que las causas profundas de la crisis ambiental se basan en formas dominantes de conocimiento, es decir, la crisis tiene sus raíces en las bases epistemológicas de la modernidad. Leff sistemáticamente se ha dedicado a proponer y construir conceptos que deconstruyen los supuestos modernos, y que al mismo tiempo, permiten nuevas formas de entender y aprehender el mundo. Su extensa obra ha logrado trascender y forjar un espacio para el pensamiento ambiental, no sólo en la educación y la filosofía ambiental , sino también en las áreas de la economía, la sociología y el desarrollo. Su argumento central es que estos problemas son el resultado de una crisis de la civilización, e insta a todos a repensar los fundamentos de la racionalidad moderna que subyace a la sociedad global contemporánea.

58. Environmental Ethics: Volume > 34 > Issue: Supplement
Enrique Leff

abstract | view |  rights & permissions | cited by
Desde el comienzo de la crisis ambiental, una constelación de ecosofías, teorías, ideologías, discursos y narrativas han irrumpido en el emergente y complejo terreno de la filosofía ambiental y la ecología política. En este campo no unificable de fuerzas, el análisis sociológico ha intentado trazar mapas y proponer tipologías para ordenar las diferentes perspectivas de la ciencia, del pensamiento ecológico y de la ética ambiental que orienten la investigación académica o laacción política. A partir de esta voluntad de establecer y resolver las diferencias y estrategias de pensamiento, ha surgido una diversidad de ambientalismos; las líneas se trazan desde norte a sur, de ricos a pobres, de masculino a femenino, de naturalismo a culturalismo. Los ambientalismos se diferencian en sus fuentes, apegos, y derivaciones de las teorías de base y en sus aproximaciones desde distintas disciplinas. Por lo tanto, el prefijo "eco" o el adjetivo "ambiental" se adhieren a las disciplinas tradicionales. El pensamiento ambiental latinoamericano tiene sus fuentes en el pensamiento filosófico crítico; difiere de otros sistemas de pensamiento por un concepto epistemológico radical de medio ambiente, y adquiere su identidad a partir de la herencia cultural de sus pueblos y de los potenciales ecológicos de sus territorios.